...

Lugares más populares para practicar ciclismo en el Lago de Garda

Las rutas ciclistas más populares alrededor del Lago de Garda

Lugares más populares para practicar ciclismo en el Lago de Garda

Las rutas ciclistas más populares alrededor del Lago de Garda

Con sus magníficos paisajes y carreteras panorámicas, el El lago de Garda es uno de los destinos más populares para los aficionados al ciclismo en Italia.. Para ciclistas aficionados y profesionales, Garda ofrece una gran variedad de interesantes rutas alrededor del lago y por el interior. 
En este artículo exploramos en detalle las rutas ciclistas más populares del Lago de Garda, ideales para exigentes sesiones de entrenamiento o agradables excursiones en bicicleta. De la Gardesana Occidentale a las subidas del Baldo, de la Ciclovia del Garda a las carreteras de las colinas morrénicas, hay para todos los gustos y niveles de preparación. ¿Está listo para pedalear? ¡Descubramos las rutas ciclistas más apreciadas del Lago de Garda!

La Gardesana Occidentale

Una de las rutas ciclistas más conocidas es sin duda la Gardesana Occidentale, que sigue la costa occidental del lago de Garda desde Limone sul Garda hasta Peschiera del Garda, recorriendo unos 50 km. La carretera, clasificada como SS45bis, permite pedalear a pocos metros de las aguas del lago mientras se admira el hermoso paisaje. 
De Limone a Riva del Garda la ruta es totalmente llana, ideal también para familias con niños. Una vez pasada Riva, aparecen las primeras subidas exigentes, como la que se dirige al Santuario de la Madonna della Corona. A partir de Torbole se suceden otros desniveles, alternados con tramos más relajados. 
La Gardesana Occidentale ofrece unas vistas únicas del lago, y es un placer recorrerla a primera hora de la mañana o al atardecer. Muy popular los fines de semana, ofrece un agradable paseo a lo largo de uno de los lagos más bellos de Italia.

La Vuelta al Monte Baldo

Para los ciclistas bien entrenados, un itinerario muy interesante es la vuelta completa al Monte Baldo, la montaña que domina la orilla veronesa del lago de Garda. Se trata de una ruta exigente de unos 80 km con un desnivel de más de 3000 metros, que ofrece unas vistas impresionantes desde sus cumbres.
Partiendo de Malcesine, se sube enseguida en curvas cerradas hasta el Santuario de la Madonna della Corona. Una vez en la cima, se puede admirar el lago de Garda desde lo alto. A continuación se sigue hacia Navene, continuando por el Passo Fittanze y el Passo Tratto Spino.
Se alcanzan los 1.900 metros del Rifugio Telegrafo, el punto más alto del itinerario. Desde aquí se desciende hacia Rivoli hasta regresar al lago en Garda o Bardolino tras la última subida al Monte Cingla. Se trata de una ruta exigente reservada a ciclistas experimentados, con descensos técnicos y varios tramos de tierra. Sin embargo, los esfuerzos se ven ampliamente recompensados por las impresionantes vistas.

Ruta ciclista de Garda

Para los que prefieren un paseo más relajado, la Ciclovía del Garda es la opción ideal. Esta ruta en bucle de unos 140 km recorre las orillas del lago, con tramos en carretera propia alejados del tráfico rodado. El trazado alterna superficies de grava natural y asfalto. 
Partiendo de Peschiera, se pedalea hacia Lazise, Bardolino, Garda, Torri del Benaco y Malcesine, renombrados centros turísticos lacustres. Tras pasar por Riva del Garda, la circunnavegación del lago continúa hacia Limone, Salò, Sirmione y poco a poco las demás localidades costeras hasta regresar a Peschiera.
Gracias al buen estado del firme y a la completa señalización, la ruta ciclista también es apta para excursionistas no entrenados. A lo largo de la ruta encontrará varios puntos de avituallamiento para hacer una pausa. La ruta ciclista le permitirá descubrir tranquilamente todos los rincones más pintorescos del Lago de Garda.

Las colinas morénicas de Garda 

El interior del Garda también ofrece interesantes rutas por colinas, viñedos y huertos. Una ruta muy pintoresca es la de las Colline Moreniche del Garda, entre Pastrengo, Valeggio sul Mincio y Villafranca di Verona. 
Partiendo del centro de Peschiera, subimos primero hasta el Santuario de San Martino Buonalbergo. Desde aquí se atraviesa una sucesión de subidas y bajadas con espléndidas vistas de Baldo y la llanura veronesa. 
Se atraviesan los pueblos de Castellaro Lagusello, Borghetto y Valeggio sul Mincio. A continuación se pedalea hacia Villafranca durante unos treinta kilómetros entre suaves colinas cubiertas de olivares, cerezos y vides. Una ruta perfecta en primavera, con las colinas teñidas de verde y los huertos en flor.

Anillo del Monte Luppia 

En la provincia de Verona, entre las más amado por los ciclistas está el Monte Luppia, que parte del Cerro Veronese. Esta ruta circular de 30 km tiene un desnivel de 800 metros y ofrece un paisaje único.
Tras una primera subida exigente, se llega a una meseta de verdes prados, perfecta para admirar las vistas. A continuación, se cruza el Bosco della Grotta para descender por pistas sencillas hasta el punto de partida. 
El Monte Luppia es popular por sus divertidos y pintorescos senderos, aptos tanto para el ciclismo de montaña como para el ciclocross. Una buena alternativa a las carreteras más transitadas de Garda.

Valle de Sarca 

Pasando al lado trentino del lago de Garda, una zona popular entre los ciclistas es el valle del Sarca. Partiendo de Riva del Garda, se remonta el río Sarca hasta un poco más allá del pueblo de Dro. 
Se circula por carreteras secundarias con varias subidas cortas pero intensas, que son especialmente buenas para entrenarse. Los primeros 15 km son los más duros, con una subida continua y varias curvas cerradas.
Una vez pasado el pueblo de Nago Torbole, la ruta se suaviza ligeramente, sin dejar de ser desafiante. El valle de Sarca ofrece vistas pintorescas y poco tráfico, y es un lugar perfecto para ponerse a prueba lejos del ajetreo del lago.

Paso de la Rocchetta y lago Loppio

También partiendo de Riva del Garda, es interesante subir hasta el puerto de Rocchetta y luego descender a lo largo del lago Loppio hasta Mori, un total de unos 50 km.
Tras un tramo inicial cuesta arriba, se llega al paso de Rocchetta. Desde aquí hay una espléndida vista del lago de Garda y las montañas circundantes. La segunda parte es un rápido descenso hasta el lago Loppio, una extensión de agua completamente distinta del lago de Garda, más íntima y tranquila. 
Pedaleamos a lo largo del lago Loppio hasta el pintoresco Mori, pasando por pueblos como Nago y Torbole en el lago Loppio. Un bonito recorrido en bucle con varios cambios de paisaje y variaciones de altitud para mantenerse en forma.

El Valle de los Lagos 

En el interior, al norte de Riva del Garda, se encuentra el hermoso Valle dei Laghi, muy popular entre los ciclistas. Partiendo de Riva, se asciende durante unos 15 km hasta el lago Tenno, una pequeña joya enclavada en el bosque, y luego se desciende a lo largo del lago Toblino, con su castillo medieval.
Continúe hasta el lago Cavedine y, a continuación, al Valle di Gresta, otra zona rica en lagos alpinos y rutas panorámicas. Es posible crear varios bucles para correr por carreteras con poco tráfico entre pueblos típicos del Trentino. El Valle dei Laghi ofrece continuas vistas pintorescas lejos del calor del lago.

Subida al Monte Bondone

Para los que buscan subidas exigentes, el Monte Bondone, por encima de Trento, ofrece varias pistas populares entre los ciclistas. La más clásica es la de Aldeno, que cuenta con casi 1400 metros de desnivel distribuidos a lo largo de 21 curvas cerradas. Comienza en las afueras de Trento y sube hasta los 1550 metros del Rifugio Viote, en Bondone. 
Otra subida importante es la de Sardagna, más corta pero intensa, con una pendiente media de 9%. Escaladores aún más entrenados suben desde Ponte Alto hasta Rifugio Graffer con pendientes de 14%.
El Bondone es un terreno de entrenamiento perfecto para los escaladores, con varias pendientes que superar. Los esfuerzos se ven siempre recompensados por el panorama único de los Dolomitas de Brenta y el valle del Adigio.
Conclusiones
En conclusión, el Lago de Garda y sus alrededores ofrecen una extraordinaria variedad de rutas ciclistas aptas para todos los niveles y exigencias. 
Hay carreteras panorámicas como la Gardesana, subidas desafiantes como las del Monte Baldo y el Monte Bondone, agradables paseos por colinas y lagos como los Valli dei Laghi y Sarca. Y luego está la Ciclovía del Garda, que puede disfrutar todo el mundo, e interesantes recorridos todoterreno.
Aprovechando esta rica oferta de rutas, el Lago de Garda se confirma como un destino ideal para todos los amantes de las dos ruedas, tanto profesionales como aficionados. Así pues, solo tienes que elegir tu ruta favorita y... ¡diviértete!
#!trpst#trp-gettext data-trpgettextoriginal=5559#!trpen#Acelerador de Serafinita#!trpst#/trp-gettext#!trpen##!trpst#trp-gettext data-trpgettextoriginal=5560#!trpen#BannerText_#!trpst#trp-gettext data-trpgettextoriginal=5559#!trpen#Acelerador de Serafinita#!trpst#/trp-gettext#!trpen##!trpst#/trp-gettext#!trpen#
#!trpst#trp-gettext data-trpgettextoriginal=5561#!trpen#Enciende el sitio de alta velocidad para ser atractivo para la gente y los motores de búsqueda.#!trpst#/trp-gettext#!trpen#